Estás leyendo
El CFO adquiere un nuevo rol como asesor estratégico de la organización

El CFO adquiere un nuevo rol como asesor estratégico de la organización

  • Antes, los directores financieros, tenían que tratar principalmente con los contables, hoy en día, deben motivar y formar a todos los miembros del equipo, con su variedad de perfiles y distintas necesidades.
El CFO adquiere un nuevo rol como asesor estratégico de la organización

Hasta hace no mucho tiempo, el papel asociado al CFO (Chief Financial Officer), o director financiero, estaba más relacionado con tareas propias como presentar las cifras del último ejercicio en el informe anual de la compañía. Ahora, la evolución del mundo de los negocios ha provocado que su posición ya no se limite a un statu quo, sino que tenga un peso importante a la hora de apoyar las decisiones de la organización.

En su nuevo rol como asesor estratégico, cobra cada vez más relevancia que el líder financiero de la compañía tenga acceso a los datos adecuados. Para ello, es necesario que posea conocimiento técnico y mantenga una buena relación con la y los sistemas. Todo ello, sin descuidar la gestión de los empleados.

La colaboración entre departamentos es imprescindible en el mundo actual y ya somos testigos de cómo la función de finanzas busca trabajar codo con codo con el resto de la organización para asistir en las decisiones operativas del negocio. Con esto en mente, el CFO debe ser capaz de proporcionarle a la dirección información clave para la toma de decisiones. Ya no basta solo contar con los datos financieros, sino también con los de RR. HH., ventas u otros de creciente importancia como los de sostenibilidad, para reflejar el cumplimiento de los criterios ESG (Environmental, Social, Governance, en inglés).

CFO y CIO: una relación cada vez más estrecha

El director financiero necesita tener un entendimiento de los datos mucho más amplio que antes. Debe ser alguien capaz de ejercer como administrador de datos (data steward), es decir, tener una visión general de todos los datos relevantes de la organización y ser responsable de la calidad de estos y de agruparlos. De esto trata el nuevo rol del CFO: su área de trabajo comparte ahora responsabilidades con la de los CIO (Chief Information Officer).

La función de finanzas y la función de colaborarán cada vez más en el futuro y prueba de ello es que las empresas de mayor son aquellas en las que este binomio funciona adecuadamente. Las TI apoyan al departamento financiero proporcionándole sistemas fáciles de usar y administrar. Gracias a esto, por ejemplo, los empleados de finanzas pueden realizar análisis de datos por sí mismos, sin depender de los empleados de sistemas.

Esta es una ventaja muy fácil de percibir por parte de los equipos cuando se cuenta con soluciones en la nube como las de Workday, que ya están preconfiguradas, no requieren de infraestructura propia en un data center y pueden ser mantenidas por el departamento con relativa facilidad.

Alcanzar el siguiente nivel mediante machine learning

La nube, entre otras ventajas, proporciona la capacidad informática necesaria a las soluciones que trabajan con inteligencia artificial. Esta desempeñará un papel cada vez más preponderante en el trabajo diario de los CFO, ya que son un valioso apoyo para asegurar la visión general de la compañía.

Cuantos más datos tenemos disponibles, más difícil se vuelve para los directores financieros reconocer patrones o tendencias. Sin embargo, gracias al machine learning, podemos automatizar la evaluación de los datos. Por ejemplo, si queremos evaluar el comportamiento de pago de los clientes, y contamos con una solución basada en machine learning, esta nos podrá hacer sugerencias de actuación e incluso, contactar al cliente por sí mismo. Pero aquí, como todo, depende de la calidad de los datos que tengamos, ya que el algoritmo por sí solo funciona tan bien como lo permiten la calidad de los datos y según cómo hayan sido entrenados. Esto significa que, si nuestros datos son defectuosos y de baja calidad, hasta la más inteligente puede resultar inútil.

El CFO, un gestor de personas

Mencionaba al comienzo que no se debía perder de vista el foco en los empleados. Esto se debe a que el CFO no solo se apoya en la tecnología. Necesita empleados que sean capaces de lidiar con la avalancha de datos y que, a la vez, extraigan conclusiones de forma rápida y en tiempo real. Recae sobre el director financiero la responsabilidad de seleccionar a los empleados con las skills adecuadas que correspondan con los nuevos perfiles laborales, como el data scientist, o científico de datos.

Antes, los directores financieros, tenían que tratar principalmente con los contables, hoy en día, deben motivar y formar a todos los miembros del equipo, con su variedad de perfiles y distintas necesidades. Por eso mismo, la colaboración con otras unidades de la compañía se ha vuelto más crucial que nunca, sobre todo, para aquellos que teletrabajan y están en cierta medida aislados del flujo de información de otros departamentos. Es fundamental que el líder de las finanzas sea un buen gestor de personas para mantener una armonía y poner a disposición de su equipo la información necesaria, de forma integral y continúa aún también por la vía digital.

Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.    Ver Política de cookies
Privacidad