Estás leyendo
Inteligencia artificial y el puente de cristal

Inteligencia artificial y el puente de cristal

TIMES - AI Is Not an Arms Race

Recuerdo la quinta prueba de la serie El Juego del Calamar; se llamaba Glass Stepping Stones y los participantes tenían que cruzar un puente de cristal con dos filas de placas de vidrio adivinando dónde se encuentran las placas que pudieran soportar su peso. El que elegía mal, caí al vacío y moría.

El debate de las últimas semanas, o debería decir meses, sobre el desarrollo y los avances de los sistemas de inteligencia artificial, me ha recordado este capítulo. ¿Estamos caminando sobre ese puente de cristal? El último artículo de la revista TIME, titulado  AI es Not an Arms Race  (La IA no es una carrera armamentística), plantea de forma muy interesante el debate y la preocupación que despiertan estos avances.

TIMES - AI Is Not an Arms Race
TIMES – AI Is Not an Arms Race

La inteligencia artificial escribe prosa elegante, genera código útil, sobresale en exámenes, crea arte exquisito y predice cómo se pliegan las proteínas. Sin embargo, los expertos están asustados y con razón.

Hace dos días cientos de científicos de IA, junto con los directores de los principales laboratorios de IA como OpenAI, DeepMind y Anthropic, firmaron una declaración instando a la precaución sobre la IA: «Mitigar el riesgo de extinción de la IA debería ser una prioridad global junto con otros riesgos a escala social como pandemias y guerra nuclear». Es lo que estás pensando, las mismas personas que durante los últimos años han desarrollado y creado estas inteligencias artificiales, dicen ahora que son un peligro para la humanidad.

¿Qué ha pasado? ¿Hay algo que no nos cuentan? ¿Han perdido el control de la inteligencia artificial?

La analogía predominante en la discusión de la IA es que estamos en una carrera armamentística, como se plantea el artículo de TIMES. Sin embargo, esta no es la mejor forma de describir la situación en la que nos encontramos. En las carreras armamentísticas, la idea es llegar a la meta antes que el oponente, pero en el caso de la IA, correr más rápido podría ser el peor error que podríamos cometer.

En la IA, el ganador podría ser la propia IA avanzada, que se convertiría en una especie superinteligente con metas propias que podrían entrar en conflicto con los intereses de la humanidad. Imaginemos a una especie que sea para el Homo Sapiens lo que nosotros a los chimpancés.

Te puede interesar
IA Generativa en la empresa

Es fácil caer en la trampa de la histeria colectiva y pensar que, si en Occidente no avanzamos rápido, alguien menos responsable lo hará. Sin embargo, si el laboratorio más seguro se toma un descanso, nuestro futuro podría quedar en manos de un laboratorio más temerario, por ejemplo, uno en China que no intenta evitar riesgos potenciales.

Sin embargo, en lugar de ver la IA como una carrera hacia la destrucción, podríamos considerarla como una multitud, todos nosotros, de pie frente a un puente de cristal, con todas las ventajas y beneficios de la inteligencia artificial al otro lado. Todos podríamos llegar si avanzamos con cuidado. Pero, si uno decide correr, podría romper el puente, y todos caeríamos. Quizás la tan ansiada regulación de la inteligencia artificial, pueda ir por delante de nosotros buscando esas placas que puedan sostener el peso de la tecnología y permitirnos cruzar el puente.

Necesitamos establecer diálogos, compromisos, incentivar a los gobiernos a que regulen y establezcan acuerdos. Los intereses de los investigadores, algunos empresarios y los inversores, que persiguen solo beneficios, no deberían ser los únicos que se tengan en cuenta. Para la mayoría de nosotros, no importa en gran medida si Google supera a Microsoft. Pero en este juego más complejo, para ganar, necesitamos cambiar la percepción de la inteligencia artificial de ser una carrera armamentística a ser un cuidadoso paseo por un puente de cristal.

Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.   
Privacidad