Estás leyendo
Europa y el desafío de no descolgarse del 5G

Europa y el desafío de no descolgarse del 5G

  • El 5G promete revolucionar la economía global, pero Europa se rezaga en su despliegue. Andrés Vicente, presidente de Ericsson Iberia, analiza este desafío.
Ericsson lanza 5G RAN Slicing

El 5G es una pieza fundamental para impulsar la cuarta revolución industrial y la transformación del modelo productivo de la economía. Su despliegue eficaz y eficiente es un factor determinante para la competitividad de las economías europeas en el siglo XXI. Sin embargo, según , presidente y consejero delegado de Iberia, Europa se encuentra rezagada en este desarrollo.

Durante su intervención en el Summit de DigitalES 2023, Vicente destacó la preocupante brecha que existe entre Europa y otras regiones en términos de implementación de esta tecnología. A finales de 2022, Corea del Sur lideraba la carrera con un 86% de nodos 4G actualizados a 5G, seguida de América del Norte (31%), China (28%), Japón (19%) y Oriente Medio (13%). En comparación, Europa se quedaba atrás con un modesto 11%.

Esta situación no es algo nuevo. La historia parece repetirse ya que durante el despliegue del 4G, Europa también acumuló retrasos significativos frente a EE.UU. Este retraso es preocupante, puesto que la implementación del 4G en EE.UU. facilitó el desarrollo de un próspero ecosistema de start-ups y dio lugar a una nueva economía digital, impulsando el crecimiento económico del país y fortaleciendo su posición en la escena mundial.

Ahora, a medida que avanzamos hacia la implementación del 5G, Europa enfrenta desafíos similares. La expectativa es que las redes 5G sean la columna vertebral de la sociedad del futuro, mejorando la productividad de empresas y administraciones, y facilitando el desarrollo de nuevas tecnologías y servicios, desde ciudades inteligentes e Industria 4.0 hasta AR/AV, Internet 3.0 y coches conectados.

Sin embargo, la regulación europea de telecomunicaciones, diseñada hace tres décadas para facilitar la transición de los monopolios a la competencia, está frenando el progreso. Según Vicente, el enfoque regulatorio europeo ha creado un escenario de fragmentación, con 38 operadores en Europa frente a 7 en EE. UU., 4 en Japón y 3 en Corea del Sur. Esta situación ha llevado a los operadores europeos a una debilidad operativa estructural que se refleja en valores de ROCE (Retorno del capital invertido) por debajo del coste medio del capital, provocando una incapacidad de inversión.

Te puede interesar
Paradigma Digital

Frente a estos desafíos, Vicente propuso varias soluciones. Desde el punto de vista gubernamental, sugirió la ejecución de los fondos aprobados por la UE para facilitar la recuperación y resiliencia europea, además de cambios regulatorios que favorezcan la consolidación y permitan a los operadores europeos ganar escala. Para los operadores, instó a la colaboración público-privada y al aumento del ritmo de despliegue de 5G.

En cuanto a Ericsson, empresa que lidera, Vicente señaló la importancia de valorar, proteger y fomentar la innovación europea, además de ayudar a las operadoras a acelerar el despliegue de 5G y apostar por el desarrollo de redes privadas y las posibilidades del 5G SA.

Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.   
Privacidad