Estás leyendo
Inteligencia Artificial y Machine Learning: cómo mejoran la observabilidad

Inteligencia Artificial y Machine Learning: cómo mejoran la observabilidad

  • El 43% de las empresas tiene previsto implementar soluciones de observabilidad en 2024, según un estudio de Riverbed y PAC
  • La integración de la IA y el Machine Learning en las soluciones de observabilidad es capaz de mejorar procesos y aumentar su eficiencia
  • Algunas de las formas en las que lo mejora son la detección temprana de problemas, el aumento de la eficiencia y seguridad, el aprendizaje continuo y la obtención mejorada de datos
20220913 foto sede ia e1663135433864

En una cultura empresarial cada vez más centrada en los datos y su gestión,  la se convierte en algo fundamental para las empresas,  ya que les permite entender qué está ocurriendo dentro de las plataformas o aplicaciones y detectar y resolver los problemas, mientras mantienen los sistemas y aplicaciones más eficientes y fiables. Tal es esta importancia que, según un estudio de Riverbed liderado por PAC, el 43% de las empresas tiene previsto implementar soluciones de observabilidad en 2024.

La observabilidad además está implementando nuevas tecnologías como la (IA) y el lo que les permite automatizar y optimizar los flujos de trabajo. En este sentido, hay muchas formas en las que estas tecnologías mejoran la observabilidad, según , consultora tecnológica líder en transformación digital:

Detección proactiva y preventiva de problemas

La IA y el Machine Learning tienen la capacidad de analizar patrones, tendencias y anomalías, como por ejemplo cambios de comportamiento en aplicaciones o infraestructura, anticipándose así a problemas que amenacen al rendimiento. Además, permite la generación de alertas tempranas, lo que capacita a los equipos de operaciones para el abordaje de problemas, mucho antes de que pudiesen convertirse en incidencias importantes. Más allá, esta detección temprana y proactiva mejora la disponibilidad del sistema y la experiencia del usuario al minimizar el tiempo de inactividad no planificado. De esta manera, las empresas pueden detectar y diagnosticar problemas en tiempo real junto con su posible solución, lo que permite que los equipos de TI respondan rápidamente y eviten interrupciones en sus sistemas o procesos.

Obtención mejorada de datos y presentación inteligente de los mismos

La incorporación de la Inteligencia Artificial y el Machine Learning a las soluciones de observabilidad es capaz de revolucionar la forma en que las organizaciones obtienen los datos, pero también de cómo se presentan. Estas tecnologías permiten la automatización de la recopilación de datos de varias fuentes a la vez, tales como las métricas de infraestructura, registros de aplicaciones o eventos. De esta forma, los algoritmos pueden identificar y obtener datos cruciales en medio de grandes volúmenes de datos para la observabilidad, reduciendo a su vez el posible ruido o la cantidad de datos menos importantes. Con todo ello, estas tecnologías pueden personalizar los cuadros de mando y generar resúmenes ejecutivos basados en roles y en las propias necesidades de los usuarios, mejorando así su presentación.

Optimización automatizada

La observabilidad de un sistema, en sí, tiene como fin la optimización de sus procesos para mejorar su eficacia: velocidad, eficiencia, escalabilidad o seguridad.

En esta línea, el aprendizaje automático y la Inteligencia Artificial son capaces de automatizar la asignación y el ajuste de los recursos para el sistema, realizar cambios en la configuración o reorganizar las cargas de trabajo, así como ofrecer recomendaciones y ejecutar acciones. Todo ello con el fin de optimizar la eficacia del del sistema, reaccionando de forma dinámica para responder a las condiciones cambiantes del entorno, e incluso reducir costes.

Te puede interesar
Digital Realty

Análisis y ejecución avanzados de soluciones y aprendizaje continuo

La Inteligencia Artificial y el Machine Learning, a través de su capacidad de análisis de los datos, pueden identificar patrones, tendencias y anomalías, como por ejemplo cambios de comportamiento en aplicaciones o infraestructura, anticipándose así a problemas que amenacen al rendimiento. En este sentido, el aprendizaje automático se da en los datos históricos y a tiempo real, en todo momento y de forma continua adaptándose a las condiciones, reduciendo a su vez el impacto de los problemas que vayan surgiendo.

A medida que avanza la tecnología, a un ritmo casi frenético, la integración de tecnologías como la IA y el aprendizaje automático en la observabilidad se convierten en clave para que cualquier sistema sea lo más optimizable posible. En este sentido, la respuesta si surge algún problema de rendimiento será más rápida y precisa desde que se identifica hasta que encuentra su causa raíz, sin pruebas ni codificación adicionales. El desafío se encuentra en saber dónde aplicar este aprendizaje automático para que sea lo más útil posible, ya que hay que saber preparar los datos para que pueda hacer su magia. Por ello, las empresas deben contar con un partner que tenga experiencia y que les guíe en este proceso.Gustavo Sandoval, Head of AI, IoT & Smart Industry en knowmad mood.

 

 

Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.   
Privacidad