Estás leyendo
Acelerar la digitalización del negocio, la principal respuesta de las pymes españolas ante la llegada de la pandemia

Acelerar la digitalización del negocio, la principal respuesta de las pymes españolas ante la llegada de la pandemia

  • El Informe Europeo de Pagos de Intrum muestra que, aunque la transformación digital ha sido la principal medida implantada en España por las pequeñas y medianas entidades para protegerse de la crisis provocada por la COVID-19, nuestro país todavía se encuentra a la cola de Europa en este sentido.
  • Según los datos extraídos por la compañía con motivo del Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas, de cara a los próximos meses, este tipo de entidades priorizarán la reducción de costes (27%) y la prevención ante los impagos (21%).
  • 6 de cada 10 compañías encuestadas, tanto grandes como pequeñas, reconocen que la crisis les ha ayudado a tomar conciencia del impacto que los pagos atrasados tienen en las organizaciones de menor tamaño.
Pagos Digitales

La crisis sanitaria ha tenido un fuerte impacto en las españolas, obligándolas a buscar nuevas oportunidades para crecer, mantener sus cifras de negocio o, en muchos casos, sobrevivir. La transformación digital ha sido, en este sentido, la respuesta más común a la hora de enfrentar las consecuencias de la pandemia.

Según la nueva edición del Informe Europeo de Pagos de Intrum, la principal maniobra emprendida por las pequeñas y medianas empresas de nuestro país ha sido acelerar la digitalización del negocio, con un 34%. Muy por encima del 22% de las grandes empresas que han indicado haber reforzado este aspecto.

 

Informe Europeo de Pagos
Informe Europeo de Pagos

 

Sin embargo, aunque esta iniciativa encabeza el ranking de medidas llevadas a cabo por las españolas para combatir la crisis, España permanece a la cola de Europa en este sentido. Y es que, el estudio europeo realizado por la compañía de de gestión de crédito y activos muestra que, a la hora de analizar por país el porcentaje de pequeñas y medianas empresas que han optado por dar un impulso a su presencia digital, nuestro país ocupa el antepenúltimo puesto, solo por encima de Dinamarca y Letonia (ambas con un 33%), y muy por debajo de grandes potencias como Alemania (42%), Francia (38%) o Reino Unido (37%).

Tal y como reflejan los datos extraídos por Intrum con motivo del Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas (27 de junio), para afrontar con resiliencia la COVID-19, las españolas también afirman haber tenido que recurrir a otras medidas de carácter más preventivo enfocadas a evitar grandes variaciones en su liquidez, como solicitar ampliaciones de sus préstamos (27%), pedir a sus proveedores un incremento en los plazos de pago (27%), cancelar o posponer inversiones estratégicas (16%) o realizar despidos (15%).

Informe Europeo de Pagos
Informe Europeo de Pagos

 

¿Qué medidas tienen previsto emprender las de cara a los próximos meses?

Según la última ‘Encuesta a las Empresas Españolas sobre la Evolución de su Actividad’ del Banco de España, la actividad y el empleo del sector empresarial se van recuperando simultáneamente y, poco a poco, la facturación va mejorando. Sin embargo, aunque la situación general es algo más positiva que en meses precedentes, el tamaño de la empresa sigue siendo un factor clave, ya que las entidades de menor dimensión son las que declaran en mayor medida una evolución comparativamente menos favorable de su facturación y del empleo.

Esta podría ser la razón de que las pequeñas organizaciones continúen en alerta y establezcan como medidas preventivas principales ante una posible recesión económica la reducción de costes (27%), la cautela a la hora de asumir deudas (21%) o, lo más importante, la prevención ante los impagos (21%).

Las consecuencias de este último aspecto han sido, precisamente, uno de los grandes descubrimientos a raíz de la pandemia. De hecho, 6 de cada 10 compañías encuestadas, tanto grandes como pequeñas, reconocen que la crisis le ayudó a tomar conciencia del impacto que los pagos atrasados tienen en las pequeñas empresas.

Y no es para menos, tal y como afirman las consultadas, los impagos de sus clientes afectan a la empresa a todos los niveles. Sobre todo, en lo que respecta a la posibilidad de contratar nuevos empleados (42%), cumplir con ciertos intereses y objetivos de negocio claves para la entidad (40%) o, simplemente, crecer como compañía (35%).

A este posible aumento de los impagos, provocado por el fin de las moratorias o de las ayudas estatales a muchas españolas, se une, tal y como indica el Banco de España, el repunte de precios. Es más, según el análisis realizado por esta entidad de referencia en mayo de 2021, el sector empresarial percibe un progresivo encarecimiento de los precios pagados a proveedores, que se intensifica en cada trimestre en una magnitud algo superior a lo anticipado tres meses antes.

Esto subraya la necesidad de que tanto pequeñas como grandes corporaciones tomen precauciones para protegerse contra los impagos, poniendo en marcha prácticas preventivas como la petición de los pagos por adelantado, las verificaciones de crédito, el crediticio o la solicitud de una garantía bancaria.

Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.    Ver Política de cookies
Privacidad