Estás leyendo
Asistentes inteligentes controlados por el cerebro o espejos que detectan enfermedades serán habituales en 2030, según un nuevo estudio de Vodafone

Asistentes inteligentes controlados por el cerebro o espejos que detectan enfermedades serán habituales en 2030, según un nuevo estudio de Vodafone

  • Los dispositivos inteligentes resultarán vitales para el sector sanitario al detectar, controlar y prevenir enfermedades.
  • También destaca que los wearables podrían recibir órdenes a través de los pensamientos del usuario.
  • Los hologramas inmersivos y la IA en los vehículos convertirán los viajes de los pasajeros en experiencias de venta personalizadas.
The Connected Consumer 2030

La conectividad y la tecnología inteligente transformarán nuestra experiencia en el mundo en la próxima década, según un nuevo informe presentado por Vodafone.

El informe, denominado  The Connected Consumer 2030  (CC2030), explora cinco clave que impulsarán el futuro de la conectividad, desafiando frontalmente el impacto del cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y el envejecimiento de la población.

El estudio, publicado en colaboración con The Future Laboratory, predice cómo la innovación en la atención conectada, las ciudades y el transporte inteligentes, la conectividad ética, la sostenibilidad y la tecnología del futuro ayudarán a resolver los retos de una generación y a mejorar la vida cotidiana.

Los dispositivos inteligentes que detectan y previenen enfermedades ayudarán a un sector sanitario sometido a una presión sin precedentes

La crisis sanitaria mundial de 2020 supuso la interrupción de los servicios sanitarios esenciales en el 90% de los países. Según este estudio de Vodafone, en los próximos 10 años, los hogares estarán equipados con productos que monitorizarán la salud de forma proactiva y podrán diagnosticar afecciones, detectando antes los posibles problemas de salud y facilitando un modelo de preventiva que podría ahorrar al sector sanitario 39.000 millones de euros al año.

El informe predice que los espejos del baño podrían estar equipados con sensores que comprueben el flujo sanguíneo y los cambios anormales en el color de la piel; o que los altavoces inteligentes sean capaces de solicitar automáticamente una receta al detectar sonidos como la tos y los estornudos.

Estos dispositivos podrán evaluar mediciones vitales como la hidratación, el azúcar en la sangre y la presión arterial para predecir o prevenir condiciones de salud crónicas antes de que aparezcan.

La atención conectada también será fundamental para aumentar la independencia entre una población que envejece constantemente, permitiendo a las personas vivir de forma independiente durante más tiempo y dando a los familiares y cuidadores la de que sus seres queridos estarán bien.

En 2030, los consumidores podrán controlar sus wearables con sus pensamientos

Fuera del entorno doméstico, los dispositivos wearables podrán ir más allá del control por voz e interactuar directamente con los pensamientos del usuario, sugiere el informe. Con la previsión de que el número de dispositivos conectados alcance los 125.000 millones en todo el mundo en 2030 las soluciones inteligentes que se integran sin esfuerzo en la vida de las personas serán una tendencia clave en la próxima década.

En concreto en España esta tendencia se está haciendo cada vez más notable, dado que el porcentaje de adopción digital de la población ha pasado del 84% al 96% como consecuencia de la crisis de Covid-19.

En lugar de responder al sonido, estas interfaces cerebro-ordenador detectarán las señales que el cerebro envía automáticamente a la boca cuando «decimos» palabras en nuestra cabeza, permitiendo a los usuarios dar órdenes a sus asistentes inteligentes sin tener que hablar en voz alta.

Esto abre la posibilidad de un futuro sin pantallas o un metaverso en el que la comunicación con los dispositivos se produce a través de redes neuronales que permiten a los usuarios tomar notas mentales o comunicarse en silencio con sus dispositivos.

La ‘naturaleza conectada’ podría contribuir a reducir las globales hasta en un tercio y ayudar a cumplir los objetivos de 2030

Con menos de 10 años para cumplir el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, la conectividad será un socio clave en los intentos mundiales de restaurar y gestionar la biodiversidad, proporcionando información en tiempo real sobre el estado de nuestro entorno.

Hacia el final de la década, se espera que la conectividad se incorpore a los árboles, las praderas e incluso los océanos, lo que permitirá supervisar el impacto de los planes de regeneración y evaluar las posibles amenazas. Vodafone se ha asociado recientemente con Defra y Forest Research para investigar cómo la tecnología Narrowband-IoT (NB-IoT) puede monitorizar el crecimiento de los árboles y apoyar la investigación sobre el rol de los árboles en la lucha contra el cambio climático.

La recopilación de datos también permitirá a las ciudades inteligentes identificar y reutilizar el exceso de energía, permitiendo que la energía y el calor no utilizados de los edificios se redistribuyan a los hogares o espacios públicos circundantes. Los consumidores son conscientes del papel fundamental que desempeñarán en hacer realidad esta tendencia. Tanto es así que más del 90% de los consumidores españoles están dispuestos a cambiar sus hábitos para combatir el cambio climático.

Así, el estudio predice que se desarrollarán herramientas que ayuden a los consumidores a tomar decisiones más conscientes, como la de «certificados de nacimiento» digitales que muestren los movimientos y orígenes de los productos para evaluar su huella medioambiental.

Los vehículos autónomos utilizarán hologramas e IA para crear espacios de venta en el coche

Las ciudades inteligentes y los vehículos autónomos están llamados a transformar nuestra forma de movernos, y el impacto en el PIB de la conectividad en el transporte alcanzará los 241.000 millones de euros en 2030.

Los vehículos autónomos no solo serán más ecológicos y silenciosos, sino que, mediante hologramas inmersivos, permitirán a las marcas de comercio electrónico mostrar sus últimas colecciones a los pasajeros mientras viajan. Las conclusiones del informe sugieren que los pasajeros podrán pasar por encima de los productos e incluso ser guiados hasta un destino comercial para realizar una compra.

Al entrar en un vehículo, los pasajeros podrán controlar su viaje a través de sus dispositivos personales, preseleccionando entre una serie de ajustes que van desde el turismo hasta el trabajo y el ocio para crear una experiencia de pasajero completamente personalizada.

Los datos personales se convertirán en una nueva forma de moneda

A medida que aumente la concienciación sobre el valor de los datos personales, los futuros consumidores exigirán servicios y experiencias hiperpersonalizados a cambio de ellos. Con un 44% de personas en todo el mundo que prefieren renunciar a contenidos personalizados antes que compartir información, el informe predice que los datos personales se convertirán en una moneda que las marcas tendrán que pagar u ofrecer a cambio de una experiencia elevada.

El informe CC2030 también explora los comportamientos humanos que están dando forma a la innovación futura, incluida la preocupación por el bienestar físico y mental, así como la demanda de que las ciudades funcionen mejor para las personas después de largos períodos de encierro.

En los últimos dos años la conectividad se ha convertido en parte del tejido de nuestra vida cotidiana, ayudando a las personas a estar cerca de las personas y las cosas que más les importan y a resolver los retos diarios. Las conclusiones del informe ‘The Connected Consumer 2030’ ponen de manifiesto cómo está creciendo el ritmo de la transformación y cómo nos situaremos en el centro de la misma con nuestras soluciones de conectividad para ayudar a los gobiernos, las empresas y los consumidores a afrontar los principales retos de la sociedad.Lutfu Kitapci, director general de Vodafone Smart Tech.
Utilizamos cookies para facilitar la relación de los visitantes con nuestro contenido y para permitir elaborar estadísticas sobre las visitantes que recibimos. No se utilizan cookies con fines publicitarios ni se almacena información de tipo personal. Puede gestionar las cookies desde aquí.    Ver Política de cookies
Privacidad